Mas bosquejos

El termómetro del amor

    Marcos 12: 30  “Y amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el primer mandamiento.

Introducción:
Un carro al encenderse su temperatura sube desde el nivel frio hasta el nivel caliente, un termómetro mide su nivel de temperatura y avisa cuando la temperatura no se detiene por el cual se corre el riesgo que se la maquina se quiebre.
Antes cuando trataban de calentar el agua en tanques al no regular su temperatura los tanques terminaban explotando porque no tenían un termómetro que les avisara para abrir una válvula de escape.
El instrumento para la solución a esos problemas es el termómetro.
Galileo, en 1593 inventó el termoscopio, que sería el padre del termómetro. Consistía en un tubo de vidrio que terminaba con una esfera en su parte superior que se sumergía dentro de un líquido mezcla de alcohol y agua. Al calentar el agua, ésta comenzaba a subir por el tubo. La única desventaja del termoscopio era que dependía de la presión atmosférica. Al principio, se usaba para medir cambios de presión y predecir el tiempo meteorológico.
Posteriormente Sanctorius, un fisiólogo italiano famoso por sus estudios del metabolismo, incorporó una graduación numérica al instrumento de Galilei, y surgió el termómetro.
Con el termómetro medimos las diferentes presiones en los diferentes instrumentos que usamos diariamente.

    Así como usamos el termómetro para medir las diferentes temperaturas, también Dios dejo en nosotros un termómetro para que midamos el nivel de temperaturas  que tiene nuestra vida espiritual.
    Daniel 5:26-27 Esta es la interpretación del asunto: MENE: Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin. 27 TEKEL: Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto.  Esto es como decirle, Dios uso el termómetro y tú temperatura no llego al nivel.
     Apocalipsis 3:15-16 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
El termómetro que Dios ha puesto en nuestra vida es el amor, por medio de él nos damos cuenta de cuanta entrega tenemos para con Dios o cuan frío o indiferente vivimos para El. Pablo escribió acerca del amor.
1Corintios 13: 4- 8 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. 7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.  8 El amor nunca deja de ser...
En Marcos 12: 30 hay cuatro maneras para medir el nivel de nuestro amor hacia nuestro a Dios.

  1. Amara a Dios con todo el corazón

 

     Lucas 10: 27a  “… Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón….” El corazón es mencionado en las Escrituras como:

  1. El centro del ser del hombre.
  2. El asiento de los afectos y de las pasiones.
  3. El  asiento de la sabiduría y del entendimiento.”

      En la Biblia el corazón es comparado como un recipiente, que es llenado de todo lo que nosotros le permitimos… (alegría, gozo, felicidad, tristeza, enojos, resentimientos, odio, amor, y mucho de otras cosas más,  hay momentos que hasta se quiere parar de tanta carga que lleva.)
La Biblia dice que amaras a tu Dios con todo tu corazón. La palabra “todo”  encierra lo que hay en nuestro corazón.  Ejemplos ya mencionados.             
Lucas 6: 45  “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo;  porque de la abundancia del corazón habla la boca.”

      Una persona mezquina es difícil que su corazón haya espacio para Dios. Los que aman a Dios son generosos, dan todo su corazón.

 

  1. Amara a Dios con toda el alma.

Lucas 10: 27b  “…..amaras al Señor……  con toda tu alma……” ¿Cómo podemos amar a Dios con toda nuestra alma?     
Nuestra alma tiene varias funciones en nuestras vidas. En esta ocasión vamos  analizar una de ella.  Nuestras emociones.
En un evento deportivo un aficionado expresa sus  emociones:   saltando, brincando, gritando, llorando, riéndose,  y muchas cosas más.

¿Por que a veces se considera equivocado hacer esto en nuestros eventos para Jesucristo?
Un evento deportivo no cambia nuestras vidas;  pero el evento de Jesucristo si lo puede hacer  y mucho mas. Un evento para Jesucristo llama a una celebración con mayor emoción que cualquier espectáculo, discurso o juego. Es una tremenda celebración para el deleite de nuestra alma.
Aunque nuestro amor hacia Dios no está basado en sentimientos, pero podemos ser emocionales cuando expresamos nuestro a amor a nuestro Dios.  No es un sacrilegio o irreverencia expresar nuestro amor con nuestras emociones. Salmo  103: 1  “Bendice, alma mía, a Jehová y bendiga todo mi ser su santo nombre.” Salmo 42: 1  “Como el siervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía.”
Dios nos creo con capacidades para expresar nuestras amor hacia él. Si alguien quiere expresar su amor hacia Dios sin emociones es algo impuesto, pero no es el pensamiento de Dios.

  1. Amar a Dios con toda la mente.

      Lucas 10: 27c  “Amaras a tu Dios con…. Toda tu mente….”  Cuando amamos a Dios con toda nuestra mente es llegar al nivel de no estar distraído.
Todas nuestras decisiones, al igual que nuestros hechos, tienen como punto de partida nuestros pensamientos. Éstos son como el timón de nuestra vida.
Digamos como el salmista en: Salmo 119:97 Oh, cuánto amo yo tu ley!
    Todo el día es ella mi meditación.

Cuando usted ama a Dios con toda su mente, y participa de una celebración, no está pensando.  ¿a qué hora terminara el evento para Jesucristo?,  ¿Qué restaurantes están abiertos después del evento?…..¿A qué hora me acostare?…. ¿Llegaré a tiempo para ver la película?…..

  1. Amar a Dios con todas las fuerzas.

       Lucas 10: 27d  “Amaras al Señor tu Dios con… todas tus fuerzas…..”  Al hablar de fuerza Dios se está refiriendo a: Vigor, robustez y capacidad para mover algo o a alguien que tenga peso o haga resistencia; como para levantar una piedra, tirar una barra, etc. Esta fuerza Dios se está refiriendo a un poder físico o moral.
Con todas las fuerzas es: Obediencia absoluta a su Palabra Juan 14: 15 Si me amáis, guardad mis mandamientos.
Es obediencia con todo nuestro ser, Apocalipsis 2: 2-3 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; 3 y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. 

Conclusión

    Amara a Dios con todas las fuerzas es entregarse en totalidad a Él.

Mas bosquejos

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F