Mas bosquejos

Vales más que un pájaro

    Mateo 10: 29-31 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. 30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados. 31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

Introducción.
Los pájaros fueron creados por Dios y está registrado en Génesis 1: 20  Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.
Estas aves por ser creadas por Dios tienen un precio cada una de las diferentes especies de aves que Dios creo, unas pueden tener un precio más alto que otras, pero todas tienen un precio, unas buen precio  y otras mal precio, pero lo tienen.
En el libro de Levíticos se mencionan pájaros que hemos de considerarlos inmundos, ejemplo están:  El águila quebrantahuesos, el gallinazo, el cuervo, la lechuza, la gaviota, el gavilán, el búho etc. (Lev. 11:13-19). Quizás para ciertas personas no valgan mucho, pero entre la naturaleza se les aprecia y claro también Dios ya que El les creo.

     El profeta Amós menciona que las aves son cazadas por medio de trampas, Amós 3:5 “¿Caerá el ave en lazo sobre la tierra, sin haber cazador? ¿Se levantará el lazo de la tierra, si no ha atrapado algo?

   Pero la gran importancia de los pájaros es que son símbolos de la libertad y protección. Son un ejemplo del cuidado de Dios. Los pajarillos que se mencionan en nuestro texto de base se refiere, no aun pájaro grande sino a uno pequeño pero que es incluido entre las aves que vuelan, y es el gorrión, un diminuto pájaro pero que fue mencionado por nuestro Señor Jesús como ejemplo de cuidado que El tiene con criaturas creadas por El.

    Jesús puso ese ejemplo para que sus discípulos sintieran seguridad  en el trabajo que harían para El ya que Dios estaría en el cuidado de ellos. En ese tiempo estaba la costumbre de cazar aves pequeñas, para más claridad "gorriones" que abundaban en palestina, y estos se preparaban y se comían como un apetitivo. Pobres diminutos pájaros, tan maravillosos para volar pero eso no detenía a sus cazadores a dejar de cazarlos, terminaban en un plato para ser comido como un apetitivo. El precio de este pájaro era muy poco, es mas hasta Jesús menciona el precio en una pregunta retorica que exige una respuesta afirmativa. Mateo 10: 29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto?  Lucas 12: 6 ¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos?

    Mateo menciona dos pajarillos pero el precio de un cuarto. Lucas menciona cinco pajarillos, agrega un cuarto mas, dice: por dos cuartos. Es que regularmente se vendían 2 pajarillos por un cuarto y otras veces si compraba 4 pagaría dos cuartos pero le regalaban el quinto pajarito. Un cuarto era una moneda romana de muy poco valor, esto es: La decimosexta parte de una denario.  Realmente el gorrión no valía casis nada, sus cuerpecito es muy pequeño, casis no tiene carne, apenas es un bocado para un ser humano. La importancia de todo esto está: Ninguno de estos insignificantes pajarillos eran cazados, muertos o vendidos sin el conocimiento de Dios pues El los había creado y es su sustentador: Mateo 6:26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
Jesús después de hablar de las aves del cielo se pasa a los cabellos de nuestra cabeza v.30 "Pues aun vuestros cabellos están todos contados". Si las aves son de poca importancia en relación con el hombre, cuanto menos es nuestros cabellos. Dios afirma que todos nuestros cabellos están contados, sabe cuando se cae uno. Ni las aves, ni los cabellos pasan  desapercibido para Dios, ¿Cuanto más la vida de un creyente? Usted vale más que un pájaro, usted no debe de preocuparse, su valor delante de Dios es grande, si  hasta por el más pequeño insignificante gorrión Dios tiene cuidado, ¡Cuanto más será para usted!

I. Usted no se afane su valor es alto

      Jesús nos anima a tener fe en el cuidado proveedor de nuestro Padre Celestial. Nos manda a que dejemos de preocuparnos por los alimentos, el vestido y la bebida, que nuestras preocupaciones sean el buscar el reino de Dios y su justicia y entonces Dios nos dará el alimento, el vestido y la bebida.
     Lucas 12:30-32 Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. 31 Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.
    Mateo 6: 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

     Así que debemos clavar ese mandato en nuestra mente y nuestras emociones se van a sujetar al mandato de nuestro Señor.
El Señor no quiere que el afán gobierne nuestras vidas, el quiere que gobierne la paz que sobrepasa todo entendimiento, por lo tanto alegremente diremos: no me afanaremos.

    El alma angustiosa debe recibir esas órdenes de parte de nuestro Señor para el bien nuestro, nuestras emociones tienen que escuchar la voz de mando y ponerse quietas así como cuando Jesús mando a las aguas a que se calmaran. Si Dios tiene autoridad sobre las aguas cuanto no mas con nuestras emociones revueltas.
las palabras de nuestro Dios son afirmativas a no olvidarse de nosotros Isaías 49:15 ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.

II. Reconozca el alto precio que usted posee

     Usted vale más que los animales voladores. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? dijo Jesús. Usted vale más que los lirios o la hierba más hermosos del campo. ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?
La razón es: Usted fue creado de manera especial, a imagen y semejanza de Dios. Entonces usted para Dios es la niña de sus ojos y naturalmente el cuidara de usted. Piense y sienta que Dios lo ve a usted no como un animal, ni como hierba o un objeto, sino como hijo, hija, redimida por la sangre que Cristo derramo en su sacrificio, Dios le ve a usted como alguien a quien aprecia y ama más que al mismo universo. Aunque seamos como una arena en este inmenso universo usted sigue siendo especial para él.

     Dios tiene el más mínimo cuidado para los animales y las hierbas ¿Cuánto mas no hará por nosotros que somos valorados por él? Hombres de poca fe les dijo Jesús a sus discípulos cuando el barco donde estaban sentían que se hundía.
Los enemigos podrán tramar acciones perversas en contra del justo, pero el que descansa anclado en la fe de Cristo Jesús, aunque el barco sea sacudido no será movido.
Salmo 3: 6 No temeré a diez millares de gente, que pusieren sitio contra mí.  Incluso en la hora de mayor ansiedad tiene absoluta seguridad en las palabras que dijo David en el Salmo 23: 4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

     Si Dios lo valora a usted, ahora resta que usted se valore. Cuando usted siente que no vale mucho, su fe es poca, pero cuando usted sabe y siente que tiene valor su fe será elevada.       
Los espías que Moisés envió a la tierra prometida se vieron a sí mismos como chapulines ante los gigantes, subestimaron su precio, Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.
Números 13: 32b -33 "...La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. 33... éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

      Al verse como chapulines su fe se les vino abajo y dijeron que no podían entrar a la tierra que fluye leche y miel pero Josué y Caleb dijeron: esos gigantes serán pan comido para nosotros, entremos a la tierra prometida. Josué y Caleb se sentían apreciados por Dios, ellos sabían que Dios el Padre estaba con ellos y que eran un pueblo escogido de gran valor. Cuando nos sentimos valorados por Dios vamos a confiar en Él para la provisión.

Conclusión
Jesús dijo: “¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios. Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos.” (Lucas 12:6-7).
Esto significa que nuestra vida no depende de un hilo, sino de la providencia divina. Jesús nos asegura que estamos en las manos de Dios, quien nos conoce por nombre y nos ama con amor eterno. Esto debe ser suficiente para que desaparezca de nosotros todos los sentimientos de inferioridad y culpabilidad. Salmos 50:11 Conozco a todas las aves de los montes, y todo lo que se mueve en los campos me pertenece.

 Mas bosquejos

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F