Mas bosquejos

Estas medio  muerto

     Lucas 10:30-35 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese.

Introducción
Este hombre ya estaba más muerto que vivo, estaba entre la línea divisora de la vida y la muerte. La vida es hacia arriba y la muerte es hacia abajo. Este hombre descendía de Jerusalén a Jericó de arriba hacia abajo porque Jerusalén está arriba y Jericó abajo. Este hombre ni siquiera completo tu viaje, a medio camino quedo medio muerto, quizás llevaba muchos planes al llegar a Jericó pero no se le cumplieron por a medio camino lo dejaron medio muerto.
Esta triste historia puede ser la que estén viviendo muchas personas en este momento, quizás su planes han fracasado y están a la merced de muchos peligros, incluso la misma muerte los está esperando. Entristece saber que haya tantas personas que se debaten entre la vida y la muerte y están tirados a un lado del camino sin que nadie les atienda. Una persona media muerta es un ser caído.
La biblia dice que este hombre cayó en manos de ladrones quienes le despojan, significa que lo desnudaron y le llevaron todo lo que llevaba, le hirieron y le dejaron medio muerto.

      Precisamente los ladrones no han desaparecido, todavía subsisten y son capaces de dejarle a usted medio muerto si se les da oportunidad. Le rebabarán lo material y espiritual.
     Juan 10: 10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

I. Los religiosos no ayudaron al medio muerto

     Paso el sacerdote pero no le ayudó al medio muerto, ese es el comportamiento de una persona religiosa.
Pasan por el mimo camino donde está el hombre medio muerto pero no le tienden la mano. Estos están más muertos que los medios muertos ya que no se detienen para observar su vida que no es bueno descender y siguen en su necedad de disenso, y eso les lleva a la decadencia.

Hacen su evaluación por su vista y llegan a la conclusión que ya no hay esperanza para el medio muerto pero no se dan cuenta que en su necedad ellos están peores que el medio muerto. Hay mas esperanza para el medio muerto que el muerto en vida.

II. El conocedor de las Escrituras  solo seña al medio muerto

La Biblia dice que paso un levita, se acercó y al ver sus heridas solo señalo. Se lo merecía por no hacer caso, y se fue, lo siguió dejando medio muerto.
Si tú has pasado alguna vez por momentos en los que te sientes profundamente solo, en que querías sentir que alguien se interesaba por ti, sabrás entender muy bien lo que estoy diciendo. Dios hace pasar cerca de nosotros a muchos religiosos y levitas a los cuales los ha llamado, pero ellos no entienden este llamado y por eso no se dejan usar por él.

Probablemente nunca supiste que Dios tocó a muchos levitas para que te ayudaran en tus momentos de angustia, desesperación, dolor, depresión. Pero ellos se hicieron los desentendidos y te ignoraron.
Dios los tocó, Dios los llevó a verte. Hay gente que a lo largo de tu vida te pudo ayudar y no lo hizo, o simplemente no quiso.


Estos dos hombre lo abandonaron a su suerte aun sabiendo que estaba medio muerto. Lo dejaron sin esperanza. Se suponía que ellos representaban a Dios. Este hombre había caído en manos de ladrones y ellos lo dejaron en sus manos.

      Aquellas manos criminales todavía estaban marcadas en su cuerpo: Manos de un esposo infiel que maltrataba a una mujer, en manos de un joven que abusaba de su novia, en manos de la drogas, del alcohol, de una enfermedad terminal, de una vida sin sentido. Y no hay alguien que ayude al medio muerto.

Cada pecado que cometemos es una oportunidad abierta para el ataque del enemigo. Es descender de Jerusalén a Jericó. Por eso él no pierde oportunidad alguna para asaltarte, despojarte, desnudarte, avergonzarte, humillarte, golpearte, doblegarte, destruirte.


III. El Rescate para el medio muerto

Pero aparece alguien que iba de camino. En la encrucijada. Aparentemente venía del sentido opuesto. Iba de Jericó a Jerusalén.
Este hombre ascendía. Tenía un plan para el mundo entero. Era Alguien inesperado, la última persona que pensaríamos pasaría por allí. Alguien con todos los recursos a mano para ayudarnos. Alguien que no tiene absolutamente ninguna razón para extendernos la mano. Alguien ajeno a la causa de nuestro problema. Alguien que está preparado para socorrernos. Alguien que nos da su lugar de honor y privilegio y toma el nuestro de humillación y sufrimientos hasta las últimas consecuencias.

Vino cerca de él. El gemido de dolor no le fue indiferente. Como algo totalmente natural en él se le acerca con diligencia.
Lo vió. Sus pasos no se alejaban, se acercaban. Este se dirigió con paso firme hacia él. Lo vió porque lo buscaba.
Fue movido a misericordia. Misericordia significa que .... Si hubiera estado en un barranco de allí lo habría rescatado.

Vendó sus heridas. Eran muchas y considerables, porque requirieron vendajes. Echándoles aceite y vino. Lo puso en su cabalgadura. Lo llevó al mesón.
Cuidó de él. Él personalmente se ocupó de sus cuidados. Cuando alguien herido llega a estar bajo su cuidado, él mismo se ocupa de brindar los cuidados de emergencia. ¿Cuántos sabían que él es el médico divino? Lo puso bajo su abrigo.

Conclusión

    Encarga a alguien como responsable. Este es el mesonero. El mesonero representa todo ministerio o iglesia cristiana. Quien relató esta parábola es Cristo. Oh, cuánto sentimiento de bondad, amor y misericordia hay en su historia por cuanto él mismo no fue dado a luz en un mesón, pero, él al pensar en un pecador dice que éste debe ser llevado a un mesón y ser bien atendido.

 

Mas bosquejos

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F