Mas bosquejos

Las siete vacas flacas

     Génesis 41: 17-21 Entonces Faraón dijo a José: En mi sueño me parecía que estaba a la orilla del río; 18 y que del río subían siete vacas de gruesas carnes y hermosa apariencia, que pacían en el prado. 19 Y que otras siete vacas subían después de ellas, flacas y de muy feo aspecto; tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en fealdad en toda la tierra de Egipto. 20 Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete primeras vacas gordas; 21 y éstas entraban en sus entrañas, mas no se conocía que hubiesen entrado, porque la apariencia de las flacas era aún mala, como al principio. Y yo desperté.

Introducción.  El faraón de Egipto tuvo un sueño que le desconcertó y se los conto a sus magos, astrólogos y adivinos, pero no había quien le interpretase el sueño. Es entonces que el jefe de los coperos se acuerda de José y le dice al Faraón: El faraón se enojó contra sus siervos y me echó en la cárcel de la casa del capitán de la guardia, junto con el jefe de los panaderos. En una misma noche él y yo tuvimos un sueño, y cada sueño tenía su propia interpretación. Y estaba allí con nosotros un joven hebreo, esclavo del capitán de la guardia. Se lo contamos, y él interpretó nuestros sueños; a cada uno le interpretó su propio sueño. Y aconteció que tal como él nos lo interpretó, así sucedió: A mí el faraón me restableció en mi puesto y al otro lo hizo colgar. Entonces el faraón mandó llamar a José, y le hicieron salir apresuradamente de la cárcel. Se afeitó, se cambió de ropa y vino al faraón.
Entonces el faraón dijo a José: He tenido un sueño, y no hay quien me lo interprete. Pero he oído hablar de ti, que escuchas sueños y los interpretas. José respondió al faraón diciendo: No está en mí. Dios responderá para el bienestar del faraón.
El Faraón le narro el sueño (Gen. 41: 17-21). Después de oír el sueño, José le dio la interpretación: Las siete vacas hermosas son siete años; y las siete espigas hermosas también son siete años. He aquí que vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto, pero después de ellos vendrán siete años de hambre. Toda la abundancia anterior será olvidada en la tierra de Egipto. El hambre consumirá la tierra

      Tal como lo dijo José, así sucedió, llegaron siete años de abundancia de comida y después siete años de escases.
A Egipto le llegaron siete años de abundancia, José fue usado para prepararse para los próximos siete años de escases.

    En la vida no todo el  tiempo es de abundancia hay ocasiones de escases, de necesidades, lo importante es haberse preparado para cuando llegue esa ocasión.
Pero no solamente en la vida material pasamos por esos cambios, también en la vida espiritual tenemos días de abundancia y días de escases. Por lo general la escases espiritual llega después de abundancia espiritual, esto es hablando con los ya han sido redimidos.
     1Corintios 10: 13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.
Usted tendrá días espirituales hasta arriba, serán días de abundancia pero también le llegaran días de escases. Su vida espiritual dependerá de cuanto usted haya almacenado para cuando lleguen esos días de escases, y precisamente de eso quiero hablarle el día de hoy, la llegada de las siete vacas flacas.

1. La vaca de pérdida de visión

    A Sansón le hicieron dos cosas terribles: Le cortaron el cabello  símbolo de la presencia de Dios en su vida; segundo le sacaron los ojos. Perdida de la visión. Quedo desconectado de toda motivación y sin visión. 
Hay personas que no se dan cuenta que su visión está siendo carcomida, se están quedando miopes.

    2. La vaca del desanimo
Elías cuando huía de Jezabel se fue al desierto y se sentó debajo de  un de arbusto llamado enebro (1Reyes 19: 4) y ahí deseaba la muerte.  Al estar Elías debajo de un árbol de enebro la vaca del desanimo le empezó a carcomer.
Precisamente eso nos recuerda de esos momentos cuando las depresiones humanas nos carcomen como una vaca flaca llena de hambre y con deseos de llenar su estomago. 
Ser carcomidos por el desanimo nos puede llegar a crear frustraciones humanas. Nos sentimos aprisionados por los grilletes de la derrota.

3. La vaca del enojo

    El enojo te esta carcomiendo, las bendiciones que Dios tiene para usted se están terminando. La mayoría de las veces el enojo es producto de un pensamiento equivocado, por falta de amor a Dios y compasión por nuestro prójimo. Jonás se enojo hasta la muerte todo porque Dios había perdonado a ciudad de Nínive.
Mateo 26: 7 vino a él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramó sobre la cabeza de él, estando sentado a la mesa. 8 Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio? 9 Porque esto podía haberse vendido a gran precio, y haberse dado a los pobres.

4. La vaca del endurecimiento
    De acuerdo a Romanos 11: 25 el pueblo de Israel se ha endurecido a causa de haber rechazado al Mesías, a consecuencia de esto, es un juicio divino que ha caído sobre ellos de tal manera que un velo cubre sus mentes que les causa el endurecimiento.
2Corintios 3: 14,15 Pero el entendimiento de ellos se embotó, porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo sin descorrer, el cual por Cristo es quitado. 15 Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos.

   A igual que ellos hay muchas personas que sus mentes se les endurece, y por más que la gloria de Dios este tan cerca de ellos no la entienden, solo sientes las heridas causadas por las personas y no logran entender el sacrificio que Cristo hizo en la cruz.

5. La vaca de la ceguera
El poder ver es algo valioso. Sin vista se puede extraviar fácilmente, puede errar el camino. Ciertamente no se podría nunca caminar por lugares peligrosos, siempre se tendría que estar siguiendo a otras personas o tocando con un palo o la mano.
Isaías 60:2 "Porque he aquí que las tinieblas cubrirán la tierra; y la oscuridad, los pueblos. Pero sobre ti resplandecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria".
El poder ver aun en medio de las tinieblas que cubrirán la tierra, es un gran privilegio que Dios nos ha dado.
Pero  lamentablemente hoy la vaca de la ceguera está dejando a muchos cristianos ciegos espiritualmente.
2Corintios 4:4 En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

6. La vaca de baja autoestima
Usted vale más que los animales voladores. Jesús dijo: Vosotros valéis mucho más que un pajarillo. Usted vale más que los lirios o la hierba más hermosos del campo.
Piense y sienta que Dios lo ve a usted no como un animal, ni como hierba o un objeto, sino como hijo, hija, redimida por la sangre que Cristo derramo en su sacrificio, Dios le ve a usted como alguien a quien aprecia y ama más que al mismo universo.
Si Dios lo valora a usted, ahora resta que usted se valore. Cuando usted siente que no vale mucho, es porque la vaca de bajo estima le esta carcomiendo y es por eso que siente que su fe no tiene ningún valor.      
Los espías que entraron en Canaán al compararse con los residentes de ahí, se vieron como chapulines. Su auto estima se les vino abajo; pero Josué y Caleb no dejaron que la vaca de bajo auto estima se los carcomiera, ellos dijeron: esos gigantes serán pan comido para nosotros, entremos a la tierra prometida.

  7. La vaca del cansancio

   Cuando Moisés levantaba las manos en el monte,  el pueblo prevalecía y cuando las bajaba Amalec prevalecía (Éxodo 17:11) y Aarón y Hur le sostenían las manos Moisés, uno de un lado y otro del otro.  Así estuvieron sus manos firmes hasta que se puso el sol” (Ex. 17: 12). 
En nuestra guerra contra Satanás, es una guerra de un día largo, hasta que se ponga el sol, mientras tanto tenemos que tener las manos levantadas, el sol se pondrá hasta que lleguemos a la presencia de Dios, mientras tanto tenemos un día largo de guerra…  La vaca del cansancio llegara y deseará carcomer su voluntad, pero usted  no lo permita.

 

Mas bosquejos

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F