Mas bosquejos

Les pondrás a temblar    Josué 5: 1

Introducción
En el capítulo dos nos encontramos con la asombrosa historia de Rahab la mujer ramera. Ella les dijo a los espías  “…Todos los habitantes de esta tierra se han desmoralizado a causa de vosotros. Porque hemos oído que Jehová hizo que las aguas del Mar Rojo se secaran delante de vosotros cuando salisteis de Egipto,… nuestro corazón desfalleció. No ha quedado más aliento en ninguno a causa de vosotros,…” (Josué 2:9-11). Jericó ya estaba temblando por causa de Israel hacia 40 años atrás. En otras palabras, durante cuarenta años los habitantes de Jericó habían sido presa del miedo por causa de los israelitas. La alarma más grande para la ciudad fue por la presencia de dos desconocidos. Estos desaparecieron al poco tiempo, y por mas que les buscaron no les hallaron, eso les creo mayor incertidumbre y sensación de intranquilidad y a muchos les dio insomnio. Poco tiempo después, a los días, los vigilantes de la ciudad divisan un pueblo que acampaba del otro lado del Jordán. Mandan soldados para que observen sus movimientos. Al principio solo les ven a la ahorría del río, ese es el informe que le llevan al rey. Pero inesperadamente se empiezan a formar en dirección hacia el rio Jordán camino que les llevará a Jericó, ese fue el segundo informe que los vigilantes le llevaron al rey de Jericó. La gente empezó a correr por todos los lado dentro de la ciudad, los encargados de las puertas de la ciudad solo esperaban temblando que se les diera la orden de cerrarlas. Los vigilantes de momento ven a hombres con vestiduras largas cargando una caja que resplandece ante la luz del sol, si era el arca del pacto que estaba cubierta de oro la cual era cargada por sacerdotes que la llevaban en dirección hacia las aguas del Jordán.  Los vigilantes solo se preguntaban: ¿Ahora que van hacer? Mira están caminando hacia las aguas, ¿Pero, como van a pasar el río? De seguro el dios de ellos está en esa caja. De repente observan que el rio se seca en una fracción de minutos, y empieza a cruzar el rio aquel enorme pueblo, y ellos solo se quedan atónitos viendo lo que esta sucediente, y a la misma vez diciendo: Ningún dios de los nuestro puede hacer lo que el Dios de ellos puede hacer. Cuando todo el pueblo hubo pasado el río Jordán volvió a su normalidad. Aquellos vigilantes por poco se desmayan, pero con las pocas fuerzas que les quedaba corren a dar la noticia y todo Canaán y hasta los amorreos que estaban en el occidente del Jordán temblaron por lo acontecido (Josué 5: 1). Cristo dijo en Lucas 11:22 Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín. En toda guerra, al que vence “le pertenece el botín”, o sea, es el privilegio del vencedor de “reclamar y distribuir el botín del enemigo”. En el Antiguo Testamento existía una ley al respecto (Números 31:25-30). Nosotros los cristianos debemos de dar gracias a Dios por la victoria que Cristo logro en la cruz, capturó y arrebató todo lo que Satanás nos había quitado. Fue en la ascensión de Cristo que tomó el botín para El mismo Efesios 4:8 Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. Ahora que el Señor Jesús está sentado sobre todo trono, dominio y potestad, nos ordena que reclamemos este botín y participemos de la distribución de su conquista. Usted pondrá a temblar a los enviados de Satanás porque saben que ya Dios se lo entregó a usted. Hay tres cosa que tenemos que hacer para poner a temblar a los enviados de Satanás.

I. Circuncidarse. Cuando usted sabe que Dios ya se lo dio a usted, en su corazón hay seguridad, satisfacción. Cuando Israel cruzo el río Jordán no fue apresuradamente a tomar la tierra que le pertenecía porque Dios se la había dado. Josué circuncido todo varon.(Josué 5: 2-5). Para los que tienen conocimiento de la circuición, seguramente sabe que era un corte de la piel  de las partes privadas del hombre. Con esto lo que Dios les estaba llamando a una nueva santificación. Aunque  el botín ya les pertenecía, pero antes de tomarla debían santificarse. Como sabemos, por lo que nos dice el Nuevo Testamento, la circuncisión es una imagen de un corazón entregado, es decir, un corazón que ha dejado de confiar en la carne, que se ha separado, es un corazón circuncidado. (Romanos 2:29). La tierra  representaba una gran bendición para el hombre y sus familias, y esta había que poseerla. Pero antes de la conquista  de la tierra, Dios empieza por algo más importante el corazón del hombre que era el problema más difícil (Josué 5:8). Iban para la conquista y Dios les manda a circuncidar. Cualquier general de un ejército nunca haría tal cosa, es mas buscaría que todos sus hombres estuvieren sanos con mejor capacidad para pelear. Pero no así con Dios. Aunque el enemigo este temblando no hay que tenerle en poco su poderío.     Cuantas heridas han quedado en el corazón de nosotros por las experiencias pasadas que hoy necesitan ser sanadas (conquistadas)  ya que seguramente representan un gran obstáculo para poder disfrutar las bendiciones presentes y futuras que Dios tiene para nosotros.

II. Celebrar la Pascua    Josué 5: 10 Por primera vez desde que habían dejado atrás el desierto. La Pascua es un recordatorio de la noche en que el Señor y el ángel de la muerte pasaron sobre las casas de los israelitas en Egipto, porque estaban protegidos por la sangre del cordero. Además es una imagen del corazón agradecido, que recuerda el día de su liberación cuando Cristo se convirtió en el sacrificio de la Pascua por nosotros (1 Corintios 5:7). Cuando usted recuerda el sacrificio perfecto de Cristo Jesús los enviados de Satanás tieblan…

III. Comieron del fruto de la tierra. Josué 5: 11, 12 .    Después de la celebración de la Pascua les fue dado un nuevo alimento. El maná que les había sustentado en el desierto dejó de aparecer el día en que entraron en la tierra y comenzaron a alimentarse de comida satisfactoria, como es el maíz de la tierra. ( Job 9:6; Salmos 29:8; Isaías 23:11; Hageo 2:6; ( Hageo 2:21) Habla a Zorobabel gobernador de Judá, diciendo: Yo haré temblar los cielos y la tierra;

 

 

Mas bosquejos

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F