Mas bosquejos

Un día sin derrotas

Josué 10: 8-14 Y Jehová dijo a Josué: No tengas temor de ellos; porque yo los he entregado en tu mano, y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti. 9 Y Josué vino a ellos de repente, habiendo subido toda la noche desde Gilgal. 10 Y Jehová los llenó de consternación delante de Israel, y los hirió con gran mortandad en Gabaón; y los siguió por el camino que sube a Bet-horón, y los hirió hasta Azeca y Maceda. 11 Y mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón, Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron; y fueron más los que murieron por las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel mataron a espada. 12 Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas: Sol, detente en Gabaón; y tú, luna, en el valle de Ajalón. 13 Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos.  ¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero. 14 Y no hubo día como aquel, ni antes ni después de él, habiendo atendido Jehová a la voz de un hombre; porque Jehová peleaba por Israel.

Introducción
Todas las personas que hemos puesto nuestra fe en Cristo Jesús como nuestro único Salvador se nos ha declarado una guerra abierta. No es una guerra de carne y sangre, es una guerra que se lleva a cabo en el mundo invisible, el hecho de que sea invisible no quiere decir que no sea real, es más real que usted mismo.
En esta guerra está envuelto el mundo, la carne y el diablo, son como guerrilleros espirituales que están listos para crear derrotas en nuestras vidas, pero hoy, usted y yo buscaremos el no tener ninguna derrota.
   Las palabras que le dijo el apóstol Pablo a Timoteo nos animan a no ser derrotados, le dijo:
     1Timoteo 6:12 "Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna... " Aquí se enumeran dos cosas importantes:

1. Pelear la buena batalla de la fe.  El mantenernos en fe es una gran batalla, habrán momento como que nuestra fe desaparece, se esfuma. Es como una carrera que llevas una pelota y te la quieren quitar pero usted lucha por mantenerla y hasta dispuesto de llevar hasta las últimas consecuencias sin perderlas.
2.  Echar mano de la vida eterna. Es como estar cayendo en abismo y en la caída usted se agarra de un objeto que lo no suelta por nada, sabe que si lo suelta se va al abismo y se aferra con todas las fuerzas. Usted aférrese a la vida eterna que Dios le ha preparado.

      Pablo al final de su vida, pudo decir con toda certeza: 2 Timoteo 4:7-8 "He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mi sino también a todos los que aman su venida. "
Nuestra naturaleza pecaminosa nos puede traicionar, nos puede vender a nuestros adversarios. El Apóstol Pablo le dijo a la iglesia de los Gálatas, Gálatas 5:16-17 "Digo pues, Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne...
Las fuerzas del mal hacen alianza con lo pecaminoso de esta tierra para hacernos guerra. Hay que estar preparados porque en ese día tan fuerte de guerra, Dios nos puede dar un día sin derrotas.

    Josué 10:1-5 Cuando Adonisedec rey de Jerusalén oyó que Josué había tomado a Hai, y que la había asolado (como había hecho a Jericó y a su rey, así hizo a Hai y a su rey), y que los moradores de Gabaón habían hecho paz con los israelitas, y que estaban entre ellos,  2 tuvo gran temor; porque Gabaón era una gran ciudad, como una de las ciudades reales, y mayor que Hai, y todos sus hombres eran fuertes. 3 Por lo cual Adonisedec rey de Jerusalén envió a Hoham rey de Hebrón, a Piream rey de Jarmut, a Jafía rey de Laquis y a Debir rey de Eglón, diciendo: 4 Subid a mí y ayudadme, y combatamos a Gabaón; porque ha hecho paz con Josué y con los hijos de Israel. 5 Y cinco reyes de los amorreos, el rey de Jerusalén, el rey de Hebrón, el rey de Jarmut, el rey de Laquis y el rey de Eglón, se juntaron y subieron, ellos con todos sus ejércitos, y acamparon cerca de Gabaón, y pelearon contra ella.

    Aquí encontramos a cinco reyes que hicieron alianzas. Estos cinco reyes habían estado como enemigos por varias generaciones, pero ahora se habían unidos para pelear contra Israel. Así son las fuerzas del mal, nunca se llevan, pero para ir en contra de los hijos de Dios hacen alianzas macabras. El enojo de estos cinco reyes era que Gabaón había hecho alianza con Israel (v. 1). Gabaón estaba maldecida a la muerte, pero su estrategia logro que Israel hiciera alianza con ellos de lo contrario Israel nunca lo hubiera hecho, es mas hasta los hubieran destruido. Gabaón era una ciudad más grande  que Hai, y todos sus hombres eran muy fuertes. " (v. 2). Al Gabaón hacer alianza con Israel para estos cinco reyes era como traición, sin duda alguna ellos eran militarmente fuertes y tenían un excelente ejercito. Sin Gabaón, la coalición del sur estaba severamente debilitada, por lo tanto se aliaron para pelear contra Gabaón, ( v. 5). Para ellos era traición, nunca se llevaban y ahora les tildan de traición. Entonces los hombres de Gabaón enviaron palabra a Josué al campamento en Gilgal diciendo que les ayudara porque todos los reyes de los amorreos que habitan en las montañas se habían unido contra ellos (v. 6). Aunque Gabaón no era un pueblo israelita pero como Josué había dado su palabra de pacto estaba dispuesto a cumplirla por lo tanto fue a su rescate, es mas Dios le confirmó que fuera porque ese día seria solo de victorias, ninguna derrota. Los que habían hecho alianza serian derrotados, por lo tanto Josué tendría un día sin derrota, que lindo es tener un día sin derrotas.   "Y Josué vino a ellos de repente, habiendo subido toda la noche desde Gilgal." (v. 9). El terreno era muy difícil desde Gilgal hasta Gabaón, es una distancia de unas treinta millas, pero recuerde que lo hicieron caminando, no en carros impulsados a motor de gasolina, ascendido cuatro mil pies en un terreno bien empinado y escabroso.
El día sin derrota no quiere decir que no va haber guerra, habrá y fuerte, pero del esfuerzo, dedicación y entrega, ese día se convertirá solo en victorias sin una derrota.

    ¿Por que para los Israelitas fue un día sin derrotas? Porque Dios hizo dos milagros frente a sus ojos en un solo día, dos milagros reales. Dios en Su omnisciencia sabia de ese gran milagro que se produciría, por lo tanto hizo dos para confirmar la credibilidad. Veamos esos milagros. Cuando Israel llego hasta Gabaón, después de haber caminado toda una noche, la alianza de los cinco reyes no esperaban que Israel viniera a defenderlos, cuando les vieron se consternaron huyeron, Israel los persiguió todo un día, y al ver que no les alcanzaba el día, Josué oro a Dios para que le extendiera el día y hacer una total venganza ya que de noche no se podía pelear.
    Josué 10: 12, 13 Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas: Sol, detente en Gabaón; y tú, luna, en el valle de Ajalón. 13 Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos.
El día más largo que ha existido fue el día para Israel sin derrotas... Mucho se ha discutido de ese día, algunos le llaman el día perdido, y muchos otros mitos se han levantado para poner en duda el milagro realizado por Dios ya que nuestra tierra da vuelta alrededor del sol y no el sol alrededor de la tierra. Yo no creo que este pasaje bíblico sea un poema mítico. Realmente yo no sé como Dios hizo eso, pero sí creo que lo hizo; todo lo que yo sé es que un día en la historia Dios intervino en beneficio de Israel. Quizás yo pueda dudar que la tierra haya detenido su movimiento de rotación o que el sol y la luna realmente pararon su movimiento a través del espacio. Pero de algo que si estoy seguro es Dios prolongó la luz del día lo suficiente como para que Israel terminara la batalla. A modo de mayor claridad quiero decir estas palabras: Josué describió lo que él vio desde su perspectiva, y eso es precisamente lo que hacemos nosotros en estos días, aun teniendo conocimiento de de la rotación solar o universal.
Josué todo lo que él pudo observar fue que el sol se detuvo en el medio del cielo y no continuó descendiendo en todo el día " (v. 13). Nosotros usamos un lenguaje similar en nuestros días. Escuchamos a los meteorólogos notificarnos de las horas de salida y puesta del sol por cada día, cuando realmente el sol no sale ni se pone pero nosotros entendemos lo que los meteorólogos quieren decir. Ellos usan nuestro lenguaje. Lo mismo Josué uso un lenguaje que nosotros lo entendemos.

    Pero como le dije anteriormente que ese día fue sin derrotas porque Dios hizo dos milagros, y vuelvo a repetirle Dios en su omnisciencia sabia que las personas no creerían el milagro de la detención del sol por lo tanto antes de ese milagro hizo otros para que la duda sea eliminada, el milagro es que Dios arrojo desde el cielo piedras para aplastar al ejercito de estos cinco reyes. Josué 10: 10,11Y Jehová los llenó de consternación delante de Israel, y los hirió con gran mortandad en Gabaón; y los siguió por el camino que sube a Bet-horón, y los hirió hasta Azeca y Maceda. 11 Y mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón, Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron; y fueron más los que murieron por las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel mataron a espada.

     Esta fue una artillería desde los cielos, ese milagro de piedras cayendo desde el cielo a de haber sido muy dramático. Le podemos llamar la artillería celestial, las bombas inteligentes que Dios mandó desde los cielos identificaban solamente a los soldados amorreos y no a los israelitas, por lo tanto caían solo sobre los amorreos y no sobre los israelitas. Los amorreos entraron en pánico. Los cinco reyes se escondieron en una cueva. Versos 16 al 27 describen la captura y ejecución de los cinco reyes. Ellos abandonaron sus tropas y se escondieron en una cueva, los soldados de Josué hicieron rodar grandes piedras sobre la entrada de aquella cueva y los mantuvieron así encerrados hasta que termino toda la operación militar. Al final de la batalla, Josué hizo una ceremonia pública trayendo a los cinco reyes capturados y haciendo que todos sus generales pusieran sus pies sobre los cuellos de ellos antes de que fueran muertos. (vs. 24-27).

     Conclusión ¿Que está usted haciendo en la pelea contra la coalición de sus enemigos? Los cinco sentidos que llevamos en nuestros cuerpos no se llevan entre sí, pero cuando se trata de llevarnos por el camino del pecado se unen. Pero Dios a planeado el que usted tenga días sin derrotas.

 Mas bosquejos

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F