Mas clases del libro de Nahúm
No provoques la ira de Dios
La destrucción de un arrogante
El ay de un idolatra
El higo se cayó

El ay de un idolatra

Nahúm 3: 1-7 Ay de ti, ciudad sanguinaria, toda llena de mentira y de rapiña, sin apartarte del pillaje! 2 Chasquido de látigo, y fragor de ruedas, caballo atropellador, y carro que salta; 3 jinete enhiesto, y resplandor de espada, y resplandor de lanza; y multitud de muertos, y multitud de cadáveres; cadáveres sin fin, y en sus cadáveres tropezarán, 4 a causa de la multitud de las fornicaciones de la ramera de hermosa gracia, maestra en hechizos, que seduce a las naciones con sus fornicaciones, y a los pueblos con sus hechizos. 5 Heme aquí contra ti, dice Jehová de los ejércitos, y descubriré tus faldas en tu rostro, y mostraré a las naciones tu desnudez, y a los reinos tu vergüenza. 6 Y echaré sobre ti inmundicias, y te afrentaré, y te pondré como estiércol. 7 Todos los que te vieren se apartarán de ti, y dirán: Nínive es asolada; ¿quién se compadecerá de ella? ¿Dónde te buscaré consoladores?

Introducción
Este capítulo el profeta Nahúm lo inicia diciendo: Ay de ti ciudad sanguinaria se refiere a Nínive, no solamente eran sus maldades, sino todas ellas dependían de su gran idolatría. Los graves problemas en un país lo podemos comprobar por su historia ha sido la idolatría, adoración a estatuas con semejanza a un dios. El profeta Nahúm describe a Nínive como una ramera, sin duda hace referencia a la idolatría realizada en lo oculto y relacionada con la hechicería. Las características de las ciudades comerciales de la antigüedad era el engaño debido al afán de lucro, el cual debía ser saciado por cualquier medio aún por la muerte de personas y pueblos que opusieran resistencia a sus fines, y todo ellos tenía lazos que les unía a la adoración a dioses paganos. Pero Dios es un Dios celoso que no comparte su gloria absolutamente con nadie. Isaías 42:8 Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. El apóstol Pablo da a conocer con más detalles hasta donde llega la bajeza de la idolatría, pone al ser humano en lo más vergonzoso. Romanos 1: 25 “…cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén”.
El ser humano por inclinarse prácticamente ante un demonio y no Dios, un día tendrá sus consecuencias, ese día dirá un “ay” como cuando se golpea nuestro cuerpo y tiende a gritar: “ay”, pero el idolatra lo dirá con un dolor que saldrá desde lo más profundo de su alma.

I.        La idolatría es pecado.

Todo pecado tiene sus consecuencias, y la idolatría no tendrá sus escusas por ser un pecado que Dios lo rechaza ya que está en contra del primer mandamiento Éxodo 20: 3 No tendrás dioses ajenos delante de mí. El creyente ha sido llamado a no ofender a Dios adorando dioses falsos  (1Corintios 8: 4-6; 10:19-21). La idolatría no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Consiste en divinizar lo que no es Dios. Hay idolatría desde el momento en que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios. Trátese de dioses o de demonios, de poder, de placer, alcohol, droga, dinero, etc. Jesús dijo: "No podéis servir a Dios y al dinero" (Mt 6:24). El idolatra pone a una persona, cosa o deseo por encima del verdadero Dios, aun sabiendo que no se moverán de un mismo lugar a menos que el idolatra lo mueva, (Salmo 115:4-8).

II.        El veneno de la idolatría

Mientras no llega el juicio de Dios, toda idolatría es dulce, pero cuando Dios llega con su medicina, aquello dulce se convierte amargo el cual producirá el “ay” en lo más profundo del ser de un idolatra. Recuerde que la idolatría es todo aquello que se pone primero antes que Dios.   Cantidad de jóvenes de ambos sexos luchan por llegar a ser estrellas de cine, televisión, y arte, tanto es el afán que lo colocan en lugar primario en sus vidas antes que Dios, mas lo que no saben es que se están ofreciendo como holocausto idólatra. Eso mismo está llevando a muchos jóvenes a poner primero en sus vidas el alcohol y las drogas, así como también relaciones ilícitas. Más lo que no saben es que están siendo envenenados por el veneno de la idolatría… cuando menos piensen aquello dulce se les convertirá en amargo, porque serán inducidos a la muerte. Recordemos la esposa de Lot cuando huía de Sodoma y Gomorra miro hacia atrás y ahí quedo hecha una estatua de sal, Génesis 19:26 Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal. Miro hacia atrás porque en su corazón había idolatría de lujos terrenales, en esas fracciones de segundos de transformación de cuerpo humano a una estatua de sal a de haber dado un “ay” desde lo más profundo de su ser, pero fue demasiado tarde.
Recodemos a Ananías y Safira que vendieron su propiedad, pero no los ídolos de su corazón al tratar de engañar al Espíritu Santo de Dios, cayeron muertos en fracciones de segundos, de seguro a de haber salido un “ay” desde lo más interno, pero fue demasiado tarde, y todo por el ídolo del amor al dinero (Hechos 5: 1-10)

Conclusión.
A la hora de la muerte es cuando más se puede identificar el “ay” de un idolatra. Oremos a Dios para que el día que nos llegue, que en nuestro corazón no esté guardado un ídolo, eso sería lo más triste para nuestra vida, es mejor que desde ya nos hagamos un autoexamen en nuestra manera de conducirnos delante de Dios, y no esperar ese cuando corremos el peligro que sea demasiado tarde.

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F