Mas clases del libro de Abdías
El odio construirá tú sepultura
La soberbia del Corazón
Humillados por la mano de Dios
La justicia divina

El odio construirá tú sepultura

Abdías 1: 1,2 mensajero ha sido enviado a las naciones. Levantaos, y levantémonos contra este pueblo en batalla. 2 He aquí, pequeño te he hecho entre las naciones; estás abatido en gran manera”.

Introducción
Esta profecía del profeta Abdías es para el pueblo de Edom que por causa del odio llego a su propia sepultura. Tendremos cuatro enseñanzas a lo largo de este mes, todo relacionado con la sentencia de juicio de Dios hacia el pueblo de Edom. Así es el odio comienza por algo insignificante para luego terminar en una catástrofe. El odio enraizado en el pueblo de Edom comienza con la historia de Esaú y Jacob. Desde que estaban en el vientre de su madre Rebeca había una lucha entre ellos (Gén 25:22-26), se disputaron los derechos de primogenitura (Gen 25:27- 34). Jacob bajo engaño hizo que su padre Isaac le diera la bendición, tomó para sí la bendición y su hermano Esaú al enterarse le buscó para matarle, más tarde el encuentro de estos dos estuvo bajo grades tensiones. De Esaú se formo el pueblo de Edom y de Jacob el pueblo de Israel. En el tiempo del Éxodo los de Edom no permitieron el paso de los Israelitas por las tierras donde ellos Vivian, todo por causa del odio enraizado en el Corazón.

I.        El odio es trasmitible

El odio es un sentimiento negativo, de profunda antipatía, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona. El odio se radica en el mismo lugar que se encuentra el amor, por eso el oído es la ausencia del amor. 2 Samuel 13:14- 16 Mas él no la quiso oír, sino que pudiendo más que ella, la forzó, y se acostó con ella. 15 Luego la aborreció Amnón con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado. Y le dijo Amnón: Levántate, y vete. 16 Y ella le respondió: No hay razón; mayor mal es este de arrojarme, que el que me has hecho. Mas él no la quiso oír”, A pesar que el pueblo de Edom con Israel descendían de un mismo padre había odio enraizado desde sus progenitores, y su trasmisión fue por la vía oral de una generación a otra. (Números 20:14-21). Ese odio fue lo que llevo a Edom a ser sepultado, en las próximas clases veremos que ese pueblo quedo hecho unas ruinas… todo por causa del odio enraizado en sus vidas. Pueblos se han perdido todo por causa del odio. Las grandes guerras se producen por causa del odio, violaciones, asesinato, robos, etc. es causado por el demonio del odio.

II.        Como ser sanados del odio

Primero tenemos que reconocer que existe el odio, y que está enraizado en nuestra vida, y no procuremos encubrirlo amparándonos en que lo único que hacemos es defendernos cuando en realidad lo que estamos hacienda es esparciendo el veneno mortal del odio, el veneno que lleva a la sepultura. Proverbios 10:18 El que encubre el odio es de labios mentirosos; Y el que propaga calumnia es necio.  Proverbios 13:5 El justo aborrece la palabra de mentira; mas el impío se hace odioso e infame. Proverbios 15:17 Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de buey engordado donde hay odio.

Después que hemos reconocidos de haber sido infectado por este virus del odio, propónganse en ya no ser mas el agente que lo trasmita a su próxima generación o a las personas que le rodena en este momento, por lo contrario busque la sanidad de su alma a trabes de la sangre de Jesucristo.
Mateo 11:28-30  Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Conclusión
El odio comienza por algo insignificante, a primera vista es sin importancia, pero poco a poco va tomando ventaja como un cáncer que cuando inicia no dice aquí estoy, silenciosamente se forma hasta que un día menos esperado lleva a la sepultara al poseedor del cáncer, así es el odio, cuando menos se da cuenta la persona ha sido sepultada por toneladas de resentimientos en su vida. Recordemos la palabras que están en el libro de Cantares 2:15 Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas; porque nuestras viñas están en cierne. Descubra los principio del odio para que después no destruya su vida.

 

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F