Mas clases del libro de Exodo
Un gemido bajo la esclavitud
Libertad de la esclavitud
Las aguas de mara
Hay un solo Dios

UN GEMIDO BAJO LA ESCLAVITUD
Éxodo 1:13-17; 2:23-25

Introducción:
Una de las guerras más sangrientas en la historia de los Estados Unidos fue la guerra civil en el siglo XIX.
Los estados del sur querían retener el derecho a tener esclavos, mientras los estados del norte deseaban abolirlo debido al maltrato que los amos ejercían sobre las personas esclavizadas.
Cuenta Moody, uno de los capellanes durante la guerra, que miles de hombres murieron tratando de obtener la libertad para los esclavos negros en los Estados Unidos y gracias al sacrificio de ellos y al valor del presidente Abraham Lincoln, ahora no hay esclavitud en este país.
La historia anterior es hermosa, pero tristemente; el hombre ha sido liberado físicamente pero muchos todavía están esclavizados por el pecado y por Satanás.
Lo que deseo es que el alma del hombre clame por libertad, hoy, no mañana. 2da. Corintios 6:2 dice: He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

1. El tipo de vida bajo la esclavitud.
   El pueblo de Israel fue oprimido por los egipcios por cuatrocientos años.
Generación tras generación nacían bajo el yugo de la esclavitud para realizar trabajos pesados, y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigor (Éxodo 1:14).
El objetivo del rey de Egipto era exterminar a los hebreos por medio de la opresión y el arduo trabajo. Sin embargo tenemos que tener en cuenta que él no actuaba por sí mismo sino que era solamente un instrumento de Satanás para destruir la descendencia de Cristo. La buena noticia es que no lo pudo lograr. El diablo nunca podrá pelear contra Dios.
Hoy en día el mundo está lleno de corrupción, de vicios, de inmoralidad sexual y, todo esto constituye la esclavitud del hombre en manos de Satanás. El diablo no quiere que el hombre y la mujer sean liberados de su vana manera de vivir porque sabe que si eso llegara a pasar, él perdería el control de su gobierno pecaminoso.

Mi amigo, el enemigo le ofrece el pecado como algo placentero pero el resultado es la esclavitud y la muerte espiritual (Prov. 14:12). La esclavitud espiritual no solo va a afectar a usted sino a toda su familia.

2. Clame por su libertad.
    Si usted quiere ser libre del pecado tiene que clamar a Jehová. Si está cansado de vivir una vida depravada clame a Jehová. Si desea descanso para su alma tiene que clamar a Dios. El es el único que puede hacerle libre.
Los israelitas sabían que solo Dios podía ayudarles. Clamaron de tal manera que Dios les escuchó y se acordó de ellos (Éxodo 2:23-24).
Mi amigo, el Señor nunca le da la espalda al que gime delante de él reconociendo su debilidad de liberarse por sí mismo. El dice: El que a mí viene, no le echo fuera (Juan 6:37).
El salmista dijo estas palabras mientras huía de su hijo Absalón, quien lo quería matar: Con mi voz clamé a Jehová, y él me respondió desde su santo monte (Sal. 3:4).
Dios no solo se acordó de los israelitas sino que también hizo algo para darles la libertad de la esclavitud.

Conclusión:
El Señor Jesús dijo: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor (Luc. 4:18).
Si el hombre vive una vida en esclavitud es porque no ha comprendido el maravilloso regalo de Dios, la salvación.
Aunque hay muchas personas que han rechazado a Cristo, hay muchos que gimen en la esclavitud del pecado esperando ser liberados.
¡Clame mi amigo!
Venga a Cristo hoy.   El le llama.

 

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F