El nacimiento de Jesús
Los primero días en Galilea
No permitas ser despojado
El trigo zarandeado

Lección #4 Base bíblica
Lucas 22: 31-34


El trigo zarandeado

Introducción
Para todos los que nunca hemos trabajado con el cultivo del trigo, es más difícil entender el significado de zarandear el trigo. Zarandear el trigo es el proceso de separar el grano, de la paja; y esto era hecho poniendo el grano encima de una zaranda, un colador con el cual se sacude fuertemente de un lado a otro, al hacer esto, la paja queda en el colador y solo el grano limpio cae en el recipiente para luego ser guardado en el granero.
Jesús habló en plural; en otras palabras, Jesús no dijo: el diablo te ha pedido, sino que dijo: “os ha pedido”.  Lo que Jesús le estaba diciendo aquí a Simón es que el diablo le había pedido permiso a Dios para tratar de afectar la vida de los discípulos, y Dios se lo había concedido. Aquí Jesús nos advierte que el diablo tiene el permiso para sacudir la vida de los discípulos, así como los vientos sacuden a los arboles. Es el mismo permiso que tiene para sacudir nuestras vidas. La gran pregunta en esta hora seria. ¿Por qué Dios le permite a Satanás sacudir nuestras vidas? Hoy le quiero dar algunas razones por las cuales Dios le permite a Satanás zarandear nuestras vidas.

  1. Para separar la cizaña del trigo

 

     En Mateo 13: 24-30 se registra la parábola del trigo y la cizaña. Aquí nos damos cuenta que las dos crecen juntas, pero un día será separada el trigo de la cizaña. Quizás usted diría: Pero eso será en el día postrero, cuando Cristo venga con su reino. Estoy de acuerdo con usted, pero también la Biblia dice que seremos probados y hasta pasados por fuego, y eso no será en el día de la venida de Cristo, sino acá en la tierra, puede ser en estos días en los cuales estamos viviendo, y todo con un propósito para que desde ya se analice quien es cizaña y quien es trigo.
El diablo sacudirá la vida de los creyentes, el que es cizaña a los primeros vientos es arrastrado; pero el que es trigo es similar a las palabras que dijo Cristo en (Mateo 7: 24, 25). El que es trigo pasa por el colador de Dios, pero el que es cizaña se queda en el lado superior, en otras palabras no puede descender al granero de Dios.

  1. Para probar los frutos

 

       Mateo 7: 15, 16 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 
¿Cómo se prueban los frutos? Por medio de una prueba. El mejor ejemplo que podemos encontrar esta en: (Job 1:1, 12). Job no entendió el motivo de su prueba, y quizás muchos de nosotros aun no lo entendamos. Los momentos de tribulación son inevitables.  Son inevitables porque desde ya Dios comprueba cuales son los frutos buenos y cuales los malos.  Los malos se caen y los buenos se mantienen firmes.
Esto es algo que el Señor nos advertido claramente en (Juan 10:10). Aunque Satanás nos sacuda como un huracán, Dios nunca permitirá que seamos sacudidos más de lo que podamos soportar.  Esto está bien claro con las palabras que dijo Pablo en: 1Corintios 10:13No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” 

 

  1. Para probar nuestra fe

      Simón y los discípulos estaban a punto de atravesar un momento muy difícil en su vida; ellos estaban a punto de ser separados de aquel en quien ellos habían depositado toda su fe.   Fíjense bien que el Señor dijo, “pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.”  Pedro sabía muy bien la verdadera identidad de Jesús, él tenía convicción de Su deidad porque Dios se la había revelado; esto es algo que queda muy bien declarado cuando Pedro dijo que Jesús era el Hijo del Dios viviente en (Mateo 16:13-17). Pedro estaba muy convencido de quien era Jesús, pero Jesús sabía muy bien que ésta convicción estaba a punto de fallarle, lo podemos ver después que le sucedió lo que Jesús ya le había dicho. Todo eso le sucedió por confiar en sí mismo, y perder la confianza en Dios.

 Conclusión
     Recordemos dos versos bíblicos  para que tengamos en mente que en esta vida seremos zarandeados aunque nos creamos los niños bonitos Mateo 3: 10Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.     Mateo 7: 17-19 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.