El significado de las riquezas
La medicina para la lepra
Dios es sin culpa

Lección #1

El significado de las riquezas

Base bíblica Mateo 6: 19 - 21

Introducción. La gran mayoría que se traslada a los Estados Unidos viene con el propósito de hacer unos cuantos dólares y regresar a su país. Pero otros son más atrevidos y piensan que vienen con la idea de hacer una fortuna, acumular dinero, a hacer tesoros. Algunos hasta piensan que el dinero esta regado en el suelo y solo hay que recogerlo… Jesús dijo: “No hagáis tesoros en la tierra…” (Mat.6:19ª). Al decir tesoros, es hablar de riquezas que es una palabra más entendible a nuestro lenguaje.

I.  Lo que Cristo no quiso decir acerca de las riquezas. Algunos piensan que Jesús quiere que el creyente viva como un pordiosero para ser aceptable delante de él. Piensan que no se debe trabajar y si tiene dinero guardado es pecado, lo tiene que gastar todo y quedarse sin nada. Y se basan en el pasaje donde vino el rico delante de Jesús y éste le pregunto que tenía que hacer para heredar la vida eterna, y Jesús le dijo:  “vende todo lo que tienes y reparte entre los pobres”. ¿Realmente eso piensa Jesús de las riquezas?   Al decir “No hagáis tesoros en la tierra…”  Pero analicemos un contexto bíblico. 1 Timoteo 4: 4 Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias. Es buena la comida, la ropa, las posesiones materiales en si no son malas, son buenas. Si usted tiene economía no es malo, es bueno, aclarando que si se considera desde el punto de vista que todo viene por gracia de Dios.
Dios no prohíbe las riquezas, es más está en contra de los que no proveen para los suyos. 1 Timoteo 5:8 Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo. 2Tesalonicenses 3:10 Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.
Dios está en contra del que no trabaja y mayormente con el perezoso. Proverbios 24: 30 – 32 Pasé junto al campo del hombre perezoso, y junto a la viña del hombre falto de entendimiento; 31 Y he aquí que por toda ella habían crecido los espinos, Ortigas habían ya cubierto su faz, y su cerca de piedra estaba ya destruida.  32 Miré, y lo puse en mi corazón; lo vi, y tomé consejo.

 Al perezoso le crecen los espinos en su viña y su cerca que le protege se destruye, y él no hace nada por salvarla.    Proverbios 13:4 El alma del perezoso desea, y nada alcanza; mas el alma de los diligentes será prosperada.

II.  Lo que Cristo quiso decir acerca de las riquezas. Si usted trabaja justamente y llega hacer rico, Dios no está en contra de ello; es más Dios quiere que sus hijos no pasen necesidades. Si usted llega a ser bendecido y alcanza muchas riquezas, (un gran tesoro). Lo que Dios hace con los que alcanzan riquezas es que le pone condiciones y si ellos las cumplen serán bendecidos de lo contrario las riquezas serán maldición.
    1Timoteo 6:17 – 19  A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.
Véase que Pablo no les manda a entrar sus riquezas, él estaba de acuerdo con Jesús en cuanto a ganar dinero no es malo, lo malo está en el amor al dinero 1Timoteo 6:10 Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.
Las riquezas terrenales no son malas, lo molo es el amor a ella. Cundo Jesús dijo: “No hagáis tesoros en la tierra…” lo que quería enseñar era que había otro tesoro mucho mayor que el tesoro terrenal, mucho mayor que las riquezas terrenales, y por lo tanto hay que trabajar por él.
Jesús hablo de mejores riquezas. El dijo que hay que trabajar  por esas mejores riquezas, por ese mejor tesoro. Juan 6:27  Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.

Conclusión. Isaías 55:2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. Cundo usted invierte en el reino de los cielos, será un pan que no es perecedero. Jesús nos dice que en lugar de amontonar tesoros en la tierra debemos amontonar riquezas en el cielo.