Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

1. La decadencia, 2. No se puede ocultar el pecado, 3. El origen del pecado, 4. Sacados de la tumba, 5. El gemido del alma, 6. Entendiendo a nuestra alma, 7. El misterio del endurecimiento, 8. El llamamiento irrevocable, 9. El culto a Dios, 10. La autoridad de Dios, 11. La obediencia a la autoridad, 12. El fracaso de la autoridad delegada

El origen del pecado  (Clase #3)


    Romanos 5: 12  “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombre, por cuanto todos pecaron.

    Introducción
Son diversos los términos usados en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento para “pecado”. “Iniquidad, maldad, transgresión, son algunos de los términos que se usan. Es importante tomar en cuenta la definición bíblica de “pecado”, el cual podría ser: “Desorden en el sentido de rechazo de la ley o la voluntad de Dios”. 1Juan 3: 4 “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley”.

  1. Pecar es rechazar la voluntad de Dios,
  2. Pecar es vivir a espaldas de Dios.
  3. Pecar es ir en contra de Dios.

 

    El pecador hace su propia voluntad en oposición a la de Dios. La pregunta importante en esta clase sería: ¿Dónde se originó el pecado?

I.  La formación del pecado

    El pecado no se formó en el huerto de Edén, tampoco en el hombre, por irónico que parezca, se formó donde había más santidad, el pecado se formó en el cielo, en uno de los seres que era muy consagrado, el lucero de la mañana que posteriormente fue conocido como: “el diablo”     1Juan 3: 8 “el que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio…” Par una mejor claridad leamos las palabras del profeta Ezequiel que habla por inspiración divina, el querubín protector el lucero de la mañana se lleno de iniquidad (Ezequiel 28: 14 – 18).
1Corintios 10: 12 “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” Cuando mas santificados no creamos, mas humillados debemos de estar, ya que en la súper espiritualidad hay riesgo de caer.

II.  La formación del pecado en el hombre
 
El hombre permitió que el pecado entrara en él al desobedecer el mandamiento de Dios en el huerto de Edén, cuando comió del árbol prohibido. Pero esta desobediencia le costó caro al hombre, el precio es: “la muerte como castigo”.
Romanos 3: 23  “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.”  Romanos 6: 23ª  “Porque la paga del pecado es la muerte,…”.

A causa de un hombre que pecó todos los otros seres humanos que hemos nacido en la tierra somos considerados pecadores, (Romanos 5: 12). El que estudia teología utiliza el término “pecado original”.
Hay una gran explicación en este pecado original que nos da el salmista David. El dice que el pecado siempre está delante de él, y la explicación que da es que en maldad fue formado y en pecado le concibió su madre (Salmo 51: 3-5). Cuando David dijo esas palabras no se refería a que él fue producto de una relación ilícita, por el contrario él venía de una buena familia. El se estaba refiriendo al pecado original que todos traemos por nacimiento. Para contrarrestar esto tenemos la segunda parte de Romanos 6:23b  “…, mas la dadiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”.

Conclusión
Las bacterias se forman en los lugares inmundos, sucios, asquerosos, putrefactos. El pecado es sinónimo de las bacterias, pero lamentablemente este no se formó en la putrefacción, sino en aquel que permitió la putrefacción en su vida. El pecado se formo en el cielo, pero eso no quiere decir que el cielo sea un lugar sucio, por el contrario todo lo sucio es expulsado de allí. Dios nos ha limpiado con su sangre, pero si a pesar de ello nos volvemos a ensuciar, la presencia de Dios desaparece de nuestras vidas.

 

 

 

 

casa
Galeria
Videos
Bosquejos escritos
bosquejos
Bosquejos escritos
Clase
Ministerios
Radio
Contacto