Mas clases del libro de Nahúm
No provoques la ira de Dios
La destrucción de un arrogante
El ay de un idolatra
El higo se cayó

No provoques la ira de Dios

Nahúm 1: 1-6 Profecía sobre Nínive. Libro de la visión de Nahúm de Elcos. 2 Jehová es Dios celoso y vengador; Jehová es vengador y lleno de indignación; se venga de sus adversarios, y guarda enojo para sus enemigos. 3 Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable. Jehová marcha en la tempestad y el torbellino, y las nubes son el polvo de sus pies. 4 El amenaza al mar, y lo hace secar, y agosta todos los ríos; Basán fue destruido, y el Carmelo, y la flor del Líbano fue destruida. 5 Los montes tiemblan delante de él, y los collados se derriten; la tierra se conmueve a su presencia, y el mundo, y todos los que en él habitan. 6 ¿Quién permanecerá delante de su ira? ¿y quién quedará en pie en el ardor de su enojo? Su ira se derrama como fuego, y por él se hienden las peñas.

Introducción
Esta profecía de Nahúm es sobre Nínive, el mismo pueblo que les predicó Jonás, exactamente aquel pueblo que se arrepintió después del mensaje de Jonás, pero, al correr de los años se olvidaron de la misericordia de Dios, se olvidaron que Dios los había perdonado, que su ira había sido apaciguada por su arrepentimiento.
Ese olvido sucedió con el nacimiento de una nueva generación en la tierra de Nínive. Para el tiempo del profeta Nahúm ya habían pasado aproximadamente unos 100 años del mensaje traído por el profeta Jonás. Por eso el mensaje de Nahúm no es para que se arrepientan, la oportunidad ya había sido dada, pero la despreciaron por lo tanto habían provocado la ira de Dios sobre sus vidas. Así somos los seres humanos con el tiempo se nos olvida de lo que Dios tuvo misericordia, y al olvidarnos de eso tan importante, se empieza a provocar la ira de Dios con la manera de comportarse… no es que Dios sea un cascarrabias sino que los seres humanos en ocasiones tenemos en poco lo que Dios hace por nuestras vidas y hay personas que hasta se burlan, Dios tiene paciencia, pero también tiene un límite, y cuando se llega a ese milite es cuando causamos que la ira de Dios se provoque. Esto es similar como el panal de las abejas, sino se les molesta no hacen daño, pero si se les provoca, saldrán de su colmena y el que no esté protegido lo picotearan y hasta le pueden provocar la muerte.

I.        La ira de Dios en el Antiguo Testamento

Hay muchos pasajes bíblicos en el Antiguo Testamento que nos hablan de la ira de Dios, hoy solo pondré dos pasajes bíblicos como ejemplos de la existencia de la ira de Dios. Iniciemos hablando sobre la ira de Dios cuando se le entrego la ley al pueblo de Israel en el monte Sinaí. Sí   desobedeciera los mandamientos tendrían como castigo la ira de Dios. Examinemos:Éxodo 22:22-24"A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor; y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos".
Más adelante encontramos que el pueblo se prostituyo adorando a un vecero que ellos mismos habían creado y luego lo proclamaron como Dios. La Biblia dice que Dios se encendió en ira contra el pueblo por su gran ofensa, si Moisés no hubiese intercedido ahí hubiera muerto mucho pueblo por provocar la ira de Dios. (Ex. 32:10-12). No resta el tiempo para colocar los pasajes de los profetas que hablan de la ira de Dios, y todo por ser provocada por el ser humano. También es necesario aclarar que la ira de Dios no es arbitraria, como si Dios por cualquier hecho menor o capricho se vuelva contra aquellos que antes había amado y favorecido, por lo contrario Dios es lento para la ira y grande en misericordia, Salmos 86:15 Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, lento para la ira, y grande en misericordia y verdad, Sodoma y Gomorra recibieron la ira de Dios porque en esa ciudad no habían 10 justos que buscaran a Dios, es mas hasta quisieron abusar de los dos grandes personajes que llegaron a sacar a Lot de esa ciudad que estaba perdida en el pecado. La profecía de Nahúm es una gran advertencia para no provocar la ira de Dios, así no caer en el nivel de los de Sodoma y Gomorra.

II.        La ira Dios en el Nuevo Testamento

Para Jesús era algo real, en varias oportunidades habló sobre el infierno, lugar de castigo para los incrédulos e infieles; también advirtió sobre las consecuencias del pecado y del castigo justo, todo eso por provocar la ira de Dios. (Hebreos. 10:28-31).   ¿Quién puede escapar a tal justicia? ¿Quién puede pararse delante de este juez tan implacable? Nadie. Cuando tomamos conciencia de esta verdad es que resentimos la justicia de Dios e intentamos negar su realidad de cualquier forma posible, pero nunca nos podremos deshacer de esa gran verdad. Romanos 1:18 "Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad".  

Conclusión
La ira de Dios no es injusta es perfecta, porque Dios es justo. La ira de Dios es la aplicación de Su justicia, precisamente eso es lo que molesta al ser humano, que Dios aplique su justicia, pero si nos portamos bien también recibiremos su justicia y será para nuestro propio bien, pero el que se porta mal será para su propio mal.


Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F