Mas clases del libro de Zacarías
Vuélvase a Dios (Clase #1)
No mas vestiduras viles (Clase #2)
No con fuerza sino con el Espíritu (Clase #3)
Montado sobre un asno (Clase #4)

No mas vestiduras viles

     Zacarías 3: 1-5  Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. 2 Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio? 3 Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. 4 Y habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala. 5 Después dijo: Pongan mitra limpia sobre su cabeza. Y pusieron una mitra limpia sobre su cabeza, y le vistieron las ropas. Y el ángel de Jehová estaba en pie.

Introducción
Dios es santo, el ser humano por su naturaleza caída es inmundo si no fuera por la sangre de Cristo ya Dios lo hubiese desaparecido ya que en el salmo 14 dice que no había ni siquiera uno  entendido que buscara a Dios.  Salmo 14: 2,3  Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, para ver si había algún entendido, que buscara a Dios. 3 Todos se desviaron, a una se han corrompido; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. El profeta Isaías lo confirma: "...todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia;...’ (Isaías 64: 6)
La inmundicia del ser humano queda a la luz cuando se está al frente del Dios que lo creo, antes no se ve, pero una vez esta frente a Él se da cuenta de su suciedad, precisamente eso le sucedió al profeta Isaías, él estaba en el templo cuando vio la gloria de Dios, y es ahí que se dio cuenta de su verdadera condición. Analicemos su clamor en ese momento Isaías 6: 5 Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos. Pero aún cuando ninguna persona pueda distinguir su pecado, ante Jesucristo se encuentra totalmente descubierto, Hebreos 4:13 "Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta". Pero lo maravilloso de todo es que esas vestiduras viles el Cristo todo poderoso nos las quitará para ponernos unas que son agradables.

I. No mas vestiduras viles porque solo nos acusan

      Zacarías dice que Dios le me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle, y todo era por causa de su vestimentas viles que él tenía puesto.  Desde el punto de vista jurídico Satanás estaba en lo correcto, pues Josué ciertamente vestía "ropas viles".  Espiritualmente estaba el sacerdote Josué con sus vestiduras de pecado, pero Dios se las cambio por vestimentas de gala, limpias, santas, consagradas. el pasaje bíblico dice: "Pongan mitra limpia sobre su cabeza. Y pusieron una mitra limpia sobre su cabeza, y le vistieron las ropas. Y el ángel de Jehová estaba en pie" (Zacarías 3:1-5).
Cuando Dios cambia nuestras vestimentas viles, sucias, asquerosas, El tiene toda la autoridad de reprender a Satanás, es por eso que reprendió a Satanás que estaba acusando al sacerdote Josué, pero mientras nuestras ropas viles permanezcan en nosotros Satanás no será reprendido, Hechos 19: 13-16 Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo. 14 Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. 15 Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? 16 Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos

II. Con vestimentas limpias somos salvados del infierno.

     Cuando toda la inmundicia del sacerdote Josué se paró directamente en la luz del Señor, el Señor le dijo a Satanás: "¿No es éste un tizón arrebatado del incendio?". Prácticamente Josué estaba siendo salvados ya en las puertas del infierno, Satanás lo reclamaba para él, pero Dios le reprendió cuando le quito las ropas viles para ponerle nuevas.
Todo el que camina por el camino ancho o está entrando por la puerta ancha, lleva puesto en su vida vestiduras viles que solo le arrastran hacia el fuego que nunca se apagará, el infierno Marcos 9: 43,44 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, 44 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.
Es necesario rescatar a las vidas que ya casis están llegando al infierno así nos dice la Biblia. Judas 1:23 A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne.

 

Conclusión
"Quitadle esas vestiduras viles dijo Dios". Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala" (Zacarías 3:4). Eso es lo que Dios quiere hacer con usted quitarle sus vestiduras viles por unas santas.

 

Copyright © Salvados para Servir, Neftalí F