Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

  1. Las tres categorías del hombre
  2. La espiritualidad del ser humano
  3. Labrados para ser usados
  4. Las cosas licitas

Labrados para ser usados

      1Corintios 3: 9  “Porque nosotros somos colaboradores de Dios y vosotros sois labranza de Dios, …..”
Introducción.
    Génesis 2: 15Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara….” Aquí vemos que desde un inicio Dios usa al hombre para labrar el huerto de Edén.  Después de la caída del hombre la tierra produjo sólo “espinos y cardos” (Gen. 3: 18).  La tarea de seguir labrando la tierra continua, pero en escala más difícil, tendrá que labrar la tierra con el sudor de su rostro para poder comer.
Génesis 3: 23  “Y lo sacó Jehová del huerto de Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado.”

Para que Adán pudiese comer de la tierra era necesario que lo labrara. Una tierra desértica, dura, estéril, donde la semilla le es imposible echar sus raíces, es necesario que primero sea labrada, arada, es necesario que la tierra sea  escarbada hasta convertirla dócil. (para cultivar la tierra es necesario que primero sea doblegada de su dureza).
Ser labrado por Dios equivale a ser quebrantado, equivale a poder dar frutos.
Marcos 4: 20 “Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y al ciento  por uno.”
Estos que dan frutos es porque han sido labrados por Dios.  Veamos a tres elementos que son labrados para ser usadas por Dios.

La piedra labrada para ser usada.

      Para que Dios pudiera escribir sus leyes en las tablas de piedras, Moisés tuvo que labrarlas  primero.

     Deuteronomio 10: 1,2 “ En aquel tiempo Jehová me dijo: Lábrate dos tablas de piedra como las primeras, y sube a mí al monte,...
Para que Dios pudiera imprimir sus leyes en una piedra, era necesario que primero fuese labrada…. 
Pedro dice que el creyente es como piedra viva (1Pedro 2: 5).  Si usted es piedra viva, Dios quiere escribir con fuego su palabra en  su vida, y para ello tendremos que pasar por el quebrantamiento que da forma. Es necesario que seamos labrados. (que nuestra vidas sean doblegadas)

      Dios dice en el libro del profeta Jeremías: “….Daré mi ley en su mente, y las escribiré en su corazón….” (Jeremías 31: 33).
Para que Dios pueda escribir sus leyes en nuestro corazón es necesario que primero sea labrado, que se quite el de piedra y se ponga uno de carne.
Ezequiel 36: 26  “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y os quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.”

      Cuando le tocó a David enfrentar al gigante Goliat, tomó cinco piedras lisas del arroyo (1Sam. 17: 40). Para que estas piedras pudiesen ser usadas por David primero fueron labradas en el arroyo, hasta quedar lisas….
El barro labrado para ser usado.
Las vasijas eran hechas de barro que no tenia forma, y agarrado de aéreas muy sucias. Pablo dijo: “lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios…” (1Corint. 1: 28)
Jeremías recibió la información de ir a la casa del alfarero, allí le guarda un mensaje de Dios. (Jeremías 18: 1-6).
Nosotros fuimos creados del polvo de la tierra, eso quiere decir que somos barro. Dios agarra barro de en medio de la inmundicia del mundo para hacer una vasija con él. Cuando el barro se rompe en las manos del maestro, él vuelve y moldea el barro, a la forma que él quiere darle.
      Hay barro duros, secos, llenos de vidrio los cuales vuelven a causar heridas a las manos del maestro….. Estas son nuestra actitudes, indiferencias….
      Hay barros que no se dejaron labrar y es por eso que cuando se ponen a secar al calor del sol se rajan, se quiebran, ni siquiera llegan a la temperatura del horno.
      Pero aquellos barros que se dejaron labrar en la rueda del Espíritu Santo, resistieron el sol y las quemaduras del fuego llegando a ser vasijas llenas del aceite de la unción Santa…..

Conclusión. La piedra aunque es dura fue labrada para ser usada, el barro aunque es aguado fue labrado para ser usado, Proverbio 9: 1  “La sabiduría edifico su casa, labró sus siete columnas.” 

casa
Galeria
Videos
Bosquejos escritos
bosquejos
Bosquejos escritos
Clase
Ministerios
Radio
Contacto